La fiesta de Fin de Año deja de ser negocio para los Pubs de la ciudad

Imagen de previsualización de YouTube

Que la crisis económica es algo que afecta a todos los ciudadanos se ha podido ver en la fiesta del Cotillón de este año donde, a pesar de que las discotecas, Pubs y Hoteles, han mantenido sus precios, e incluso han bajado, con respecto al año pasado su Fiesta de Noche Vieja, el número de asistentes a estas fiestas ha disminuido en un gran número y han vuelto a hacer fiestas en locales alquilados, como se hacía hace no muchos años.

El mejor ejemplo lo podemos ver en la Discoteca Sala Budda de Mérida que, ante el poco número de entradas vendidas para su Cotillón, los gerentes de la misma, decidieron, a última hora, unir a todos los clientes que habían comprado la entrada para la Discoteca en el Pub La Cruzada, propiedad también de los gerentes de la discoteca Budda.

Entre la discoteca Budda y el Pub La Cruzada sus gerentes esperaban ocupar las más de 700 plazas ofrecidas pero sólo han llegado a cubrir casi 200.

Si esto no es un ejemplo claro de cómo están los bolsillos de los ciudadanos, que alguien me deje un comentario.

¡FELIZ AÑO!

Te puede interesar

Escribe un comentario