Se cerrará la fábrica “Extremeña de Grasas” por sus malos olores.

Parece ser que los ciudadanos de Mérida al fin dispondremos de una ciudad sin malos olores procedentes de la Fábrica Extremeña de Grasas, situada en el Polígono Industrial “El Prado”, porque el Ayuntamiento le ha retirado la licencia de apertura.
Si esta vez, el Alcalde de la ciudad, Ángel Calle, cumple su palabra, tras varias reuniones y plazos a esta crónica anunciada, definitivamente la Fábrica de Grasas cerrará sus puertas; pero no definitivamente pues se preveé su desplazamiento a otro punto más lejano donde no moleste a los vecinos de la ciudad con los malos olores que produce el trabajo que se realiza en sus fábricas.
El Gobierno Municipal dio un ultimatum a la citada empresa para que durante todo el mes de Agosto hicieran todas las obras necesarias para evitar a los ciudadanos de Mérida, sobre todo, de El Polígono Nueva Ciudad, los olores putrefactos que despedían las chimeneas de sus fábricas. Una vez pasado el plazo, según fuentes municipales, no se ha realizado ninguna obra en las instalaciones de Extremeñas de Grasas y los malos olores siguen llenando la ciudad.

En cambio, un portavoz de la empresa defiende que se han tomado cinco grandes medidas para disminuir los malos olores procedentes de su trabajo de quema de restos de animales. También afirma que ellos han realizado mediciones de olores el pasado mes de Agosto confirmando que no se han vuelto a producir malos olores y si los ha habido han sido en una escala inferior a las habituales.

Si se lleva a cabo el cierre, peligra el trabajo de los treinta empleados que tiene la empresa.

Te puede interesar

Escribe un comentario